Efectos de la Insulina y Glucágon sobre el Metabolismo



control-glucosa.gif
Vamos a encontrar que en el metabolismo energético existen cuatro tejidos con un papel protagónico: hepático, adiposo, muscular y cerebral.
Éstos tejidos contienen un conjunto único de enzimas, de esta forma cada órgano se especializa en el almacenamiento, uso y formación de combustibles específicos para el organismo. El metabolismo energético funciona de manera integrada, esto quiere decir que éstos tejidos no funcionan de forma aislada, trabajan de manera integrada donde un tejido le proporciona sustratos a otro tejido o también para procesar compuestos que son producidos por otros órganos. Es importante destacar que la integración entre los distintos tejidos se lleva a cabo por el sistema nervioso, la disposición de sustratos circulantes que perciban los tejidos y por la cantidad de niveles hormonales que hayan en el plasma. Principalmente, la integración del metabolismo esta controlado por la acción de dos hormonas: la insulina y el glucágon, con las catecolaminas adrenalina y noradrenalina con una función de apoyo.
Los cambios en los niveles circulantes de estas hormonas suceden cuando existen dos situaciones fisiológicas:
  • Período Postprandial o absortivo: en esta situación fisiológica predominan los niveles de Insulinaniña_comiendo.jpg plasmática, comprende desde que acabamos de comer hasta aproximadamente dos horas después(tiempo que demora la absorción de los alimentos ingeridos). Básicamente por la Insulina en este período fisiológico, permite al cuerpo almacenar energía debido a que existe alimento abundante ingerido, gracias a la activación de vías metabólicas que permiten ésta función y a la misma vez permitir una regulación coordinada al inhibir las vías metabólicas que no permiten almacenar energía.
  • Período Postabsortivo o ayuno: los niveles de la hormona glucágon predominan en ésta situación fisiológica, comprende desde el momento que culmina el período postprandial hasta aproximadamente 4 horas después. ayuno.jpgDicha hormona permite poner a disponibilidad la energía almacenada, esto es gracias a que el glucágon al igual que la insulina por medio de una serie de mecanismos de señalización, lleva a cabo una regulación coordinada de las vías metabólicas que permiten la función antes mencionada, inhibiendo las vías metabólicas no apropiadas para el ayuno y activando las vías metabólicas aptas para esta situación fisiológica. La situación de ayuno se divide en los siguientes períodos:
    • Ayuno temprano: desde el inicio del período postabsortivo hasta 24 horas después de haber comido.
    • Ayuno intermedio: entre 24 horas a 24 días de ayuno.
    • Ayuno prolongado: más de 24 días de ayuno.




Para poder comprender las consecuencias patológicas generadas en el Sr. A'Petitus debemos en primer lugar, saber de los procesos fisiológicos o normales que suceden en el cuerpo humano.
A continuación, describiremos la estructura, secreción y efectos metabólicos de acción de las hormonas Insulina y Glucágon sobre los tejidos hepático, adiposo y postprandial.

Bibliografía
  • Bioquímica. 3era Edición. Champe, Pamela, PhD. Harvey, Richard, PhD. Ferrier, Denise, PhD. Capítulo 23: Integración del Metabolismo. Año 2005. Editorial McGraw-Hill.
  • Guía de la Cátedra de Bioquímica. Escuela de Medicina ¨Luis Razetti¨. Universidad Central de Venezuela. Sánchez, María del Rosario. Año 2005.

Página elaborada por:
Br. Angela Vera
Fotos_varias_146.jpg


external image Imagen3_6.pngexternal image Imagen1_4.pngexternal image Imagen2_5.png